jueves, 28 de febrero de 2013

Tozzo: “Contribuí a descabezar la conducción regional de Montoneros”

Fue en 1980, en un informe/descargo que realizó el represor en el trámite de su baja del Ejército. En el mismo destacó su compromiso para combatir “al socialismo ateo-marxista”. Esta semana comenzará la segunda parte del juicio por la Masacre de Margarita Belén que lo tiene como único imputado.
 
A la izquierda, la foto de Interpol con la que se buscaba a Tozzo cuando estaba prófugo. A la derecha, su aspecto actual.

El represor Norberto Tozzo admitió su activa participación en la Guerra Sucia en el área de Inteligencia del Ejército y destacó su compromiso para combatir “al socialismo ateo-marxista”. Fue en un descargo que realizó en 1980 durante el trámite de su baja del Ejército. Dijo que planeó, asesoró y ejecutó numerosas actividades “especiales de inteligencia” que contribuyeron “en dos años y medio” a descabezar en cinco oportunidades la conducción regional de Montoneros.

A horas del inicio de la segunda parte del juicio por la Masacre de Margarita Belén, CHACO DIA POR DIA pudo acceder al documento en el cual Tozzo, excapitan del Ejército y único imputado en la causa, reconoce su activa participación en la represión ilegal durante la última dictadura.
El documento -incluído en su legajo- forma parte de una suerte de informe/descargo que realizó el propio Tozzo cuando el general y represor fallecido impune, Cristino Nicolaides le ordenó su retiro obligatorio en 1980. Tozzo dirá en 2011, frente al Juez Federal de Resistencia, Carlos Skidelsky, que dicha baja tuvo que ver con una purga que se efectuó en las Fuerzas Armadas la cual lo alcanzó por ser “un peronista militante” (sic).

Asesoramiento, planeamiento, ejecución

“Durante los años 1976, 1977 y 1978 opere en toda la Jurisdicción del Destacamento”, dijo el represor, 33 años atrás. Y reconoció: “En breve síntesis puedo decir que intervine en el asesoramiento, planeamiento y ejecución de numerosas actividades especiales de inteligencia y de algunos otros procedimientos especiales, que contribuyeron para que en el término de 2 años y medio, se descabezara en cinco oportunidades la conducción regional de montoneros. Aniquilándolos en Resistencia, Interior del Chaco, Corrientes, Goya, Posadas, Formosa, como también a otras organizaciones PRT-ERP, Poder Obrero y FR 17”.

Mi accionar que interpreté como una Cruzada, me llevo a operar en otras regiones como ser Capital Federal, Cordoba, Santiago del Estero, Rosario, Santa Fe y Asunción. Permanentemente estuve vinculado con todas las actividades que se realizaban en al Área de Inteligencia. Visité numerosos lugares especiales y nunca nadie dudo de mi, de ser así no hubiese tenido acceso a ellos”, se defendió.

“Llevo en mi interior el espíritu de venganza, sobre todo como reacción por las muertes, que habían sufrido mis camaradas en manos del terrorismo y la humillación de la que había sido objeto la fuerza ante el ataque a instalaciones militares, asesinatos y secuestros de algunos de nuestros camaradas y jefes”, confesó en ese documento.

Tozzo recordó también que en 1974 ingresó a la Escuela de Inteligencia del Ejército Argentino “con la firme convicción de combatir desde la primera línea a aquellos que ocultaban en su interior al socialismo ateo-marxista”. Para 1975, ya estaba reportando en el Destacamento de Inteligencia 124, con asiento en Resistencia. Curiosamente, el 31 de diciembre de 1976 -días después de la Masacre de Margarita Belén– fue ascendido al grado de Capitán.

Preso

Desde octubre, Tozzo está preso en la Unidad Penitenciaria N°7 de Resistencia tras lograr evadir por cinco años a la Justicia argentina. En 2008, la Interpol logró su detención en un hotel cinco estrellas de Río de Janeiro y recién en octubre del año pasado se logró su extradición al país.
A pesar de estar acusado de participar del fusilamiento de al menos 22 presos políticos el 13 de diciembre de 1976, hecho que conllevaría una pena de prisión perpetua, la extradición concedida por la Justicia brasileña le puso un corset legal a la Argentina. Es decir, lo benefició.

Debido a las leyes de extradición y en cumplimiento de la legislación del vecino país, Tozzo sólo será juzgado por el delito de secuestro calificado, un crimen de carácter continuado que persiste hasta hoy, en virtud de que “las cuatro personas que estaban bajo la guardia de los militares aún permanecen desaparecidas”, según consta en la resolución del Tribunal Supremo brasileño.

Tozzo nació el 6 de octubre de 1945 en Buenos Aires. Fue militar, empresario y bon vivant. Durante la dictadura Tozzo fue agente del Destacamento de Inteligencia 124 de Resistencia, que dependía directamente del Batallón 601 del Ejército. Ya en democracia se recicló como empresario de medios de comunicación en varias localidades entrerrianas, donde era dueño de un servicio de televisión por cable y una radio de frecuencia modulada.

 Se sabe que Tozzo fue uno de los integrantes del convoy que participó de la Masacre de Margarita Belén. Concretamente, viajaba como acompañante de Germán Emilio Riquelme (condenado a perpetua) en un camión Unimog 416 del Ejército que iba como escolta del vehículo que llevaba a los detenidos y, una vez en el lugar, fue uno de los ejecutores, según quedó consignado en los documentos recopilados hasta el momento y sobre todo en la sentencia del juicio que se realizó el año pasado y en el que fueron condenados ocho exmilitares a perpetua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada