viernes, 15 de noviembre de 2013

Por el “Operativo Aire”, detenida ya la tercera ex guardiacárcel

Se trata de Martha Grosso. Se presentó este miércoles de manera voluntaria en Comodoro Py. Se suma a sus camaradas Masi y Pibernus. Las tres están detenidas acusadas de tormentos en un traslado aéreo de presas políticas desde Resistencia hacia El Palomar ocurrido en 1976.

La exagente del Servicio Penitenciario Federal, Martha Grosso, quedó detenida este miércoles en Buenos Aires tras presentarse de manera espontánea en los tribunales de Comodoro Py. Está acusada de participar de tormentos en un traslado aéreo de exdetenidas políticas que se realizó desde el Chaco con destino al aeropuerto de la localidad bonaerense de El Palomar en noviembre de 1976. Es la tercera guardiacárcel que queda detenida en las últimas dos semanas acusada de delitos de lesa humanidad perpetrados en la provincia durante la última dictadura.
Según pudo saber que Grosso se presentó en a las 10 de la mañana de este miércoles. La recibió el juez Federal de Resistencia, Carlos Skidelsky, quien se encuentra en la Ciudad de Buenos Aires desde el domingo, en el marco de la Causa Caballero Residual. Quedó detenida en el complejo penitenciario de Ezeiza y será indagada recién este jueves.

La exagente se suma a sus camaradas, Elena Pibernus y Susana Masi, apresadas por el mismo hecho, también en Buenos Aires. Las tres están acusadas de participar de tormentos y severidades contra una detenida política durante un traslado aéreo de presas políticas. Ese vuelo fue bautizado por la dictadura como "Operativo Aire" y tenía carácter de "reservado".

 Se realizó en noviembre de 1976 y tenía como fin trasladar a unas 100 detenidas políticas del nordeste argentino -entre ellas unas 30 de Resistencia- hacia Devoto. Partió desde Resistencia y tuvo como destino el aeropuerto de la localidad bonaerense de El Palomar. Desde allí partieron camiones del Servicio Penitenciario Federal que tuvieron como punto final la cárcel de Devoto, unidad penitenciaria donde se desempeñaban Pibernus, Masi y Grosso.

 Durante el traslado la expresas políticas viajaron esposadas, engrilladas al piso (hecho tipificado por el Código Penal como severidad) y después recibieron una golpiza sistemática. Además, las guardiacárceles las amenazaban con arrojarlas al mar, como sucedía con otros detenidos en los tristemente célebres vuelos de la muerte.

Chaco Día por Día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada